Periodismo
Cultural
en Línea

Hace dos décadas era remoto pensar que los jóvenes en La Laguna podrían estudiar una carrera en la rama de las artes. Por fortuna, esta región ha sido siempre semillero de artistas que actualmente destacan en las artes escénicas, la plástica, la literatura o la música a nivel nacional o internacional.

Pero lo han hecho dejando su tierra, cerca o lejos, los laguneros han elegido las facultades de artes de estados como Chihuahua, Nuevo León, Zacatecas, o hasta Veracruz, Michoacán y Ciudad de México. Tenemos egresados de todas esas ciudades: bailarines, músicos, cantantes, licenciados en letras, actrices o actores. Tenemos también estudiantes de composición musical o de maestría en artes haciendo su carrera fuera de La Laguna.

Pero recientemente este panorama ha empezado a cambiar. Ya existe en Torreón la Escuela Municipal de Danza Contemporánea que ofrece el grado de licenciatura como bailarín ejecutante. Bajo la dirección de Jaime Hinojosa, esta institución va por buen camino, ofreciendo materias prácticas y teóricas a sus estudiantes, quienes se acercan ya con cierta vocación dancística, a reafirmar que la danza como cualquier profesión es una disciplina muy exigente.

El pasado mes de junio se acercaron más de 15 jóvenes a presentar el examen de admisión a la Escuela Municipal de Danza y en agosto se abrirá nueva fecha para otro examen.

Por otro lado, el Centro de Estudios Musicales de Torreón (ahora Instituto Municipal de Música) continúa ofreciendo la carrera de técnico instrumentista con validez oficial a jóvenes que deseen contar con bases sólidas en la difícil profesión de la música, que dicho sea de paso, su estudio profesional toma tantos años como el estudio de la medicina, por ejemplo.

Mucho ha aportado también a la formación artística el Centro de Educación Musical A.C. (CEMAC), dirigido por Armando Cuty Martínez con más de diez años de experiencia en el campo, varios de sus destacados alumnos ya han desarrollado una carrera profesional en la música fuera de la región y el país.

También está la Escuela de Música Silvestre Revueltas en Gómez Palacio, que ofrece un plan de estudios de tres años para que sus alumnos estén preparados para ingresar a cualquier facultad de música. Sus prácticas incluyen formar parte de ensambles, orquestas de cámara y coro. Asimismo, está en proceso la apertura del Instituto de las Bellas Artes de la UJED en Lerdo.

Aún falta camino por recorrer para que elegir arte sea una realidad en el amplio campo de estudios profesionales que existe en la Comarca. Porque una matrícula de estudiantes con enfoque humanista, es necesaria en cualquier región y país.

Como sociedad debemos quitarnos el miedo a que los jóvenes elijan arte, porque al menos pensando en lo económico la cultura aporta bastante al país.

Pero sobre todo, se debe considerar la educación artística profesional porque le da una plusvalía social a nuestra región y un prestigio mayor a nivel nacional.