Periodismo
Cultural
en Línea

¿Quién es la Soltera Godínez?

 

Cuando terminé de estudiar la carrera de comunicación soñaba con trabajar en un periódico, me gustaba la idea y pensaba que era buena escribiendo.

Pasaron unos meses y entré a trabajar al entonces periódico La Opinión Milenio. Comencé como colaboradora en la sección de cultura y también en espectáculos y justo en diciembre del 2002, firmé mi primer contrato de mi primer trabajo.

Y fue así que me convertí en una empleada que trabajaba haciendo lo que más le gustaba: escribir. Me convertí en una Godínez pero no había tenido conciencia de lo que eso era, hasta hace unos días en que analizando de qué hablar la columna y a sugerencia de una muy amiga,  en catorce años así ha sido mi vida.

En este tiempo en el que he estado en cuatro redacciones,  entendí que aunque a veces esto parece frustrante por la falta de tiempo para uno mismo o el estilo de vida adaptado al oficio, esto es lo que nos gusta.

No sé por cuánto tiempo más sea una Soltera Godínez, quisiera pensar en que no será así toda la vida pero mientras dura este baile, hay que bailarlo bien. He aprendido de todos los bailes, un poco más de otros, algunos otros menos, pero el ritmo es lo que importa.

¿Qué significa ser una Soltera Godínez? Me lo he preguntado y pienso en mis compañeras que lo son o que algunas vez lo fueron y creo que todas hemos disfrutado de lo que hacemos. Algunas han emprendido, otras se han casado pero otras como yo, seguimos haciendo lo que nos toca en un mundo laboral que si bien, pareciera que es dominado por los hombres, las mujeres también hemos logrado cosas interesantes.

Una Soltera Godínez no es mejor ni peor que una soltera que no trabaja, o una madre que trabaja, una esposa o cualquier otro rol femenino, es una mujer que busca realizarse profesionalmente, que se mantiene con base a su trabajo o a su esfuerzo o en algunos casos, tiene su vida resuelta pero le gusta lo que hace.

Pero la Soltera Godínez que quizás sea tu hermana, tu amiga, o tu vecina o incluso tu, también tiene sueños, también tiene una vida fuera de las paredes de una oficina o en una tienda o en una escuela o una dependencia de gobierno.

También tiene metas por cumplir que no sea lograr una venta, dar clases, terminar una página o más. No. También tiene una familia. Es hija, hermana, tía, amiga, madre (aunque aquí hablamos de quienes no tenemos hijos) y novia. También pensamos en el amor.

Claro que hay momentos difíciles, en que anhelamos sentarnos no una tarde sino varias tardes o varias noches en un sillón y dejar que la vida pase sin mover un dedo. O que nos perdemos festejos importantes o reuniones sociales porque somos "las que trabajamos" y más cuando el horario no ayuda.

Y es entonces cuando no faltan los comentarios de que las Godínez, de treinta y tantos, somos las "quedadas", las incompletas.. las "pobrecitas" porque no tienen pareja o las que no quieren compromiso más que con su trabajo. Pero estos son comentarios que vienen de una ideología machista que tiene más de dos siglos, de que la "mujer debe estar en la casa, atendiendo a los hijos o a la familia y olvidarse de los demás".

Es por eso que salió la Soltera Godínez a compartir un poco sobre lo que piensa, sobre la vida, sobre sus otras amigas solteras godínez cuyas pláticas diarias motivan a darle vida a esta columna.

Esta es la presentación, espero que les gusten las siguientes columnas  y que se sientan identificadas con lo que escribo, porque para eso es, para divertirnos un rato y contarles esas pláticas de mujeres que en los pasillos, en la cafetería o incluso en los baños, nunca faltan.

 
Si tienes algún comentario o sugerencia, sígueme en Twitter o Instagram. @lagiacoman