Periodismo
Cultural
en Línea

Gozar la música. Eso saben hacer dos grandes artistas que vinieron a Torreón a cerrar las actividades del Festival Internacional de las Artes Julio Torri: Diego El Cigala y Omara Portuondo. El concierto de anoche, quedará grabado en la memoria de los laguneros, un público ávido de buenos espectáculos.

Aunque con una duración más corta, este año el Festival Julio Torri  de Coahuila contó con la participación de más de 800 artistas y 81 actividades culturales, cerrando con broche de oro la emisión 2017 en Torreón, ciudad donde su gente siempre ha demandado conciertos de calidad.

Cerca de las 20:30 horas se escucharon los primeros sonidos del piano en el escenario de la Plaza Mayor, dos pianistas acompañaron a las grandes voces de España y Cuba. Ambos sorprendieron por su gran calidad y se llevó numerosos aplausos el cubano Rolando Luna. Después del solo de piano, entró al escenario haciendo derroche de su personalidad gitana el Cigala.

La primera canción fue “Te quiero”. Romántica manera de ganarse al público. Pronto Diego llamó al escenario a su compañera de gira: la gran Omara Portuondo, una de las voces más famosas del legendario grupo Buena Vista Social Club, quien cantó “Lo que me queda por vivir” y “Tal vez”. Ambos demostraron complicidad y un disfrute por la música de la que han hecho un afortunado encuentro.

Después vinieron a dueto piezas como “Si te contara”, sin duda una de las más aplaudidas y bailadas. Son cubano, bolero, flamenco  y ritmos latinos, es parte de lo que se pudo escuchar en este concierto que contó con destacados músicos en las percusiones, la batería y el bajo, de nacionalidades cubana y española.

Uno de los discos más exitosos del cantante español ha sido sin duda Lágrimas Negras, por eso vibró el ánimo del público cuando El Cigala entonó esta canción acompañado por Omara. Después Cigala regaló un gran bolero: “Obsesión” y canciones como “Periódico de ayer” y “Soledad”. “Dos Gardenias” cantada por ambos, fue una de las favoritas de la noche. Este concierto, el último lunes de octubre en Torreón fue un acertado cierre del Festival Julio Torri.