Periodismo
Cultural
en Línea

Uno de los violonchelistas más connotados en México protagonizó el tercer concierto de temporada de Camerata de Coahuila, el pasado viernes en el Teatro Nazas. Carlos Prieto se ha convertido en un invitado habitual de la orquesta y como siempre despertó los aplausos y la aceptación del público lagunero.

El músico, además escritor y miembro de la Academia Mexicana de las Artes, interpretó el Concierto para Violonchelo no. 1 de Camille Saint – Sains, conformado por cuatro movimientos en donde destacó su expresividad y dominio del instrumento.

El concierto contó con la dirección del maestro Gustavo Rivero Weber y dio inicio con una obra de gran carácter orquestal: la obertura a “Semiramide” de Rossini, una de las oberturas más favoritas en las salas de concierto, y en la que se pudo lucir cada sección instrumental en especial la de los alientos.

Después arribó al escenario Carlos Prieto quien entregó una ejecución detrás de la cual se pudo apreciar una técnica demandante del instrumento. De acuerdo con las notas al programa, en este concierto el compositor utilizó el violonchelo como un instrumento declamatorio, manteniendo al solista en un primer plano.

Tras la gran ejecución, el chelista entregó como encore una obra de Bach y se despidió del escenario con grandes aplausos. Además de su participación con la Camerata, Carlos Prieto estuvo el jueves en el Museo Arocena presentando su libro “Mis recorridos musicales alrededor del mundo. La música en México y notas autobiografías”.

En la segunda parte del concierto, la orquesta coahuilense entregó la Sinfonía en Re Mayor “Londres” de Haydn, se trata de la última sinfonía escrita en la prolífica carrera del compositor. Una obra que inició con una solmene introducción, una brillante despedida de la noche.