Periodismo
Cultural
en Línea

Recientemente se celebró el aniversario del natalicio de Octavio Paz, el 31 de marzo. Como cada año, diversos lectores y autores recordaron con sus versos a nuestro Premio Nobel. Pero además, este año es especial, porque en el mes de septiembre se cumplen 60 años de la publicación del gran poema Piedra de Sol.

Esta obra, de estructura cíclica, empieza y termina con los mismos versos. Cuenta con 584 versos endecasílabos y aborda temas tan universales como el tiempo, la historia y el amor.

El escritor lagunero Julio César Félix obsequió a La Vereda unas palabras acerca de este inmenso poema:

“Creo, sin temor a equivocarme, que junto a los poemas Primero sueño de Sor Juana, Muerte sin fin, de José Gorostiza y Canto a un dios mineral, de Jorge Cuesta, forma parte de los monumentos poéticos de mayor calidad, profundidad y regularidad poética, escritos en la historia de la poesía en México”.

Piedra de sol, como los otros poemas mencionados, alude y expresa las grandes contradicciones humanas, sintetizadas en los temas del amor, de la otredad, la humanidad, el mestizaje, entre otras preocupaciones filosóficas y sociales. Todo ello a través de más de quinientos endecasílabos. Apareció por vez primera en la colección Tezontle, del Fondo de Cultura Económica, en el apartado Estación violenta, del libro Libertad bajo palabra.

El poema bien puede ser, utilizo versos del mismo:

un árbol bien plantado mas danzante,
un caminar de río que se curva,
avanza, retrocede, da un rodeo
y llega siempre.”

Así finalizó Julio César Félix su comentario.

En La Laguna, fue Gilberto Prado Galán quien hace unos ayeres impartió un curso de análisis sobre las grandes obras maestras de la literatura mexicana. Ante los asistentes, desmenuzó el poema Piedra de Sol, dejando en claro su grandeza.

Hace falta recordar las grandes obras maestras que han puesto en alto nuestra literatura, en este aniversario y siempre.