Periodismo
Cultural
en Línea

La fiesta anual más importante de la industria del cine regresa el 26 de febrero, para que de nueva cuenta podamos corroborar si las especulaciones hechas durante los meses anteriores sobre los posibles ganadores podrán hacerse realidad.

Los premios de la academia pueden ser considerados como el reconocimiento de mayor valor para un actor, para algunos es un premio más, pero no hay duda que son los que gozan de una mayor cantidad de reflectores,  y es exactamente por eso por lo que es importante para los grandes estudios, ya que estos reflectores que ganan gracias a los Oscars suelen aumentar la recaudación de las películas que tienen el honor de obtener algún trofeo dorado en la premiación, por ejemplo Spotlight aumento en un 600% su recaudación después de alzarse con la estatuilla de mejor película.

Además, no es un secreto que ser ganador en esta gala vuelve cotizado al actor, director o miembro de la película nominado, lo que ayudara a mejorar sus prestaciones económicas en sus próximos proyectos, además de ser tomado más en cuenta por los estudios que buscan replicar el éxito obtenido.

Aunque el principal objetivo de los premios de la academia es reconocer el trabajo de las personas que trabajan en la industria del cine, su importancia a superado con creces su objetivo inicial, podemos observar como la ropa que es usada por los que acuden a la gala toma una gran importancia al punto de que marcas pagan miles de dólares para que usen sus diseños, Cate Blanchett recibió 100, 000 dólares por parte de Armani en el 2014.

En la edición 89 de los Oscar, que será conducida por Jimmy Kimmel, podemos esperar que La La Land será la película que se llevará la mayor cantidad de premiospor sus 14 nominaciones. Siguiendole de cerca ‘La Llegada’ y ‘Moonlight’ con 8 cada una.

Más allá de los ganadores, estamos seguros que la noche dejara momentos que serán recordados por los entusiastas del cine y el público que es asiduo espectador de estos eventos.