Periodismo
Cultural
en Línea

Historia de fantasmas (A ghost story, 2017) cuenta los pesares del espíritu de un hombre (Casey Affleck) que, tras fallecer, busca a su pareja (Rooney Mara), observándola en su forma espectral e invisible, dentro la casa que compartieron.

La interpretación que hace el director y guionista David Lowery sobre la post existencia no es original, pero sí atrevida: los fantasmas aquí deambulan como cliché, en forma de sábana blanca. Esta figura es la silueta tradicional de las entidades del más allá y la más utilizada para la representación cómica de las almas en pena.

Pero aquí no hay ningún espacio para la jocosidad. En una brillante colisión de tonos, el muerto ensabanado, en forma de espíritu errabundo y silencioso, puede provocar risa, pues parece extraído de una comedia ánimas chocarreras, aunque, en realidad, es trágicamente triste y melancólico.

Morir fue una gran tragedia, pues era joven un creativo, y vivía con una mujer bella que lo amaba. Pero, ya fallecido, es re victimizado al regresar como un espectro que tiene qué atestiguar cómo es la vida sin él. Observa, así, como es que ella vuelve a enamorarse y cómo vive el duelo brutal y depresivo.

Con escasos diálogos, largas escenas y producción sencilla, la película se concentra en esa silueta blanca a la que sólo se le pueden adivinar sus congojas, pues es inexpresiva y sigilosa. El joven que yace en la plancha de la morgue, se levanta con todo y sudario, y comienza su travesía por el mundo de los vivos. Pero no hay atmósfera macabra, ni sobrecogedora. No provoca miedo, sólo tristeza, pues se adivina que busca desesperadamente conectarse con su amada, de quien fue separado por la fatalidad.

En un ingenioso giro creativo, Lowery hace que el espíritu quede atrapado en una extraña línea temporal, que lo mantiene anclado a la casa que vigila. Emancipado ya del reloj que rige la vida de los mortales, sin calendario en la eternidad, tiene sus propios saltos entre épocas, hacia adelante y hacia atrás, en una variante narrativa que le añade aún más complejidad y fascinación a la trama surrealista.

Aunque la propuesta está alejada del género del terror, lo cual queda perfectamente aclarado desde el inicio, la música de Daniel Hart va en esa línea, pues el sonido electrónico es atemorizante, como si ambientara una cinta de suspenso sobrenatural.

El tema que toca es profundo e irremediablemente insondable. La libre interpretación del tema, encuentra aquí una variante fresca y original, y busca responder a la eterna interrogante sobre cómo ha de continuar la existencia en su variación incorpórea.

El final abierto deja una pregunta inquietante: ¿También los fantasmas desean ser recordados?