Periodismo
Cultural
en Línea

Este martes continúa una presentación más de los documentales "Exhibition on Screen", encargados de llevar las más transcendentales exposiciones de arte desde algunas de las más importantes galerías a nivel internacional como la Galería Nacional de Londres (The National Gallery, London), a pantallas en todo el mundo. En dos funciones, a las 10:00 y a las 17:00 horas se presenta "El jardín del artista: impresionismo americano" con entrada libre en el Teatro Nazas.

Este proyecto entrelaza biografías de artistas y escenas inéditas desde las galerías. La impresionante serie de películas nos habla acerca del trabajo de los mejores artistas de la historia, tales como Manet, Munch, Bosch, Monet, los Impresionistas Americanos, y Miguel Ángel. Se filman exclusivamente in situ «en el sitio» en las exposiciones con técnicas innovadoras que permiten a los amantes del arte de todo el mundo disfrutar, maravillarse y deleitarse con las obras de los más grandes pintores de la historia, en una proyecciódn de alta definición.

El Instituto Municipal de Cultura y Educación dio a conocer que los documentales se dirigen al público en general de nuestra ciudad. Sin embargo, están especialmente dirigidas a estudiantes de preparatoria, universitarios de carreras de humanidades o afines, tales como: Arquitectura, Diseño Gráfico, Diseño Industrial, Ciencias de la Comunicación, Filosofía y Letras, Educación y Pedagogía, entre otras. De igual forma, para Gestores y Promotores Culturales, Académicos, así como grupos organizados de museos, con estudios de arte o literatura.

La película sobre el impresionismo americano es dirigida por Phil Grabsky y narrada por Gillian Anderson.  Tomando su dirección de artistas franceses como Renoir y Monet, el movimiento impresionista americano siguió su propio camino que durante un período de cuarenta años revela tanto sobre América como una nación como lo hace sobre su arte como casa de máquinas creativa. Es una historia estrechamente ligada al amor por los jardines y el deseo de preservar la naturaleza en una nación que se está urbanizando rápidamente. Viajando a estudios, jardines y lugares emblemáticos en los Estados Unidos, Reino Unido y Francia, esta película fascinante es una fiesta para los ojos.

En 1886, el comerciante de arte francés Paul Durand-Ruel trajo una selección de su enorme reserva de pinturas impresionistas a Nueva York, cambiando el curso del arte en América para siempre. El momento de la visita transformadora de Durand-Ruel fue perfecto. Mientras los Estados Unidos se hundían en la era industrial, los reformadores urbanos luchaban por crear parques y jardines públicos: manchas de belleza en medio de chimeneas y montones de cenizas. Estos jardines proporcionaron una inspiración ilimitada para los artistas y un oasis sin fin para la creciente clase media, compuesta por mujeres cada vez más independientes, que disfrutaron los escritos de horticulturistas ingleses Gertrude Jekyll y William Robinson. Mientras tanto, el surgimiento de revistas de gran circulación cultivó la idea de que la jardinería era un camino hacia la renovación espiritual en medio de la niebla industrial y la creencia de que los artistas debían trabajar en paisajes nativos.