Periodismo
Cultural
en Línea

En el ámbito de la cultura y las artes, el lagunero que este año recibió la medalla Magdalena Mondragón como ciudadano distinguido de Torreón fue el bailarín Raúl Fernández Andrade, quien perteneció por 19 años a la Compañía Nacional de Danza, 12 de ellos como primer bailarín.

La ceremonia se realizó esta mañana en la Escuela Benito Juárez, declarada recinto oficial de la Sesión Solemne de Cabildo por el 110 aniversario de Torreón, donde 10 ciudadanos originarios de esta ciudad recibieron diversos reconocimientos de manos del alcalde Jorge Luis Morán y regidores del Ayuntamiento.

Al término de la ceremonia, el bailarín que se ha retirado de los escenarios y que ahora se dedica a la enseñanza, dijo sentirse muy agradecido por esta presea.

“Es una sorpresa, no me lo imaginaba, cuando me avisaron fue muy emocionante, estoy muy agradecido que me hayan considerado”.

Actualmente Raúl es maestro y ensayador de la Compañía Nacional de Danza, de tiempo completo y tiene junto con su esposa una Sandra Bárcenas una escuela de danza en la Ciudad de México.

Opinó que en general a nivel nacional ha habido de unos años para acá, un boom hacia la danza clásica, “es algo que beneficia a la sociedad primero, a la gente que lo practica, por seguir expandiendo el gusto por la danza clásica.”

Dijo que en Torreón ya hay muchas escuelas que están buscando hacer danza de manera muy profesional, ya hay gente que está saliendo a estudiar fuera de la ciudad y fuera del país, becada y eso habla muy bien de los laguneros.

A la pregunta sobre si a él se le dificultó su camino por la danza, expresó:

“La verdad es que no, todo mi camino ha sido relativamente fácil, pero ha implicado mucho esfuerzo, depende de cada uno y depende que estés en el lugar adecuado, que estés haciendo que lo que te gusta no es un esfuerzo por el que se sufra. Yo empecé en la escuela del maestro Fernando Valdés, él es que el me impulsó a entrar al mundo de la danza, de ahí para adelante le seguí”.

“Fui a la Ciudad de México, audicioné para entrar a la escuela nacional y me aceptaron, fui al Ballet de Monterrey y me aceptaron, después fui a la Compañía Nacional de Danza y me quedé, así empecé mi carrera en la danza profesional”

Compartió que fue a los 16 años cuando empezó a tomar cursos en la Casa de la Cultura de Gómez Palacio, después en Torreón con Fernando Valdés a los 18 años y de ahí se fue a la Escuela de Danza del Instituto Nacional de Bellas Artes. En 2011 Raúl Fernández recibió un homenaje en el Teatro Nazas de Torreón por su amplia trayectoria.